The Visitor… La vida al compás de los ritmos del djiembe
Un personaje…salvador blanco o campeón del desamparado

Photo By © Joan Marcus

No es difícil enamorarse de la obra musical El Visitante que estrenó recientemente Off Broadway en el Public Theatre: sus personajes carismáticos son dignos de lástima y reflejan las dificultades enfrentadas por los inmigrantes ilegales en este país…la música afrocaribeña de Tom Kitt y la letra de Brian Yorkey tienen un marcado típico ritmo marcado y el libro de Kwame Kwei-Arman y Brian Yorkey refleja las incertidumbres de los refugiados ilegales cuyo destino está en constante peligro por el clima político.

Walter (David Hyde Pierce, tenaz y entumecido) vuelve a su apartamento en Manhattan donde encuentra a dos jóvenes que han estado viviendo en sus habitaciones desde un tiempo. Son Tarek (Ahmad Maksoud, joven y desaliñado), un músico refugiado de Siria, quien toca el djiembe, y su pareja Zainab (frágil y miedosa), joyera senegalesa; dudan la sinceridad del propietario quien les ofrece la oportunidad de quedarse con él mientras buscan alojamiento permanente. Poco a poco Walter se olvida de su profesión de educador para concentrarse en ayudar a los dos jóvenes en su nueva tierra.

El talentoso Tarek le enseña al viejo educador a tocar el típico tambor sirio; cuando los dos músicos, Walter y Tarek, están volviendo de una tocada, Tarek salta por el torniquete en el metro y dos policías lo detienen sin querer escuchar las protestas del joven quien, de veras, ha pagado la tarifa para viajar. La mayor parte de lo que queda de la obra musical se concentra en los esfuerzos de Walter, Zainab y Mouna, la madre de Tarek (Jacqueline Antaramian, excelente) para darle libre al joven, pero sus esfuerzos caen en el olvido.

La partidura alardea ritmos movidos que reflejan la etnicidad de los personajes. Drum Circle y Lady Liberty representan el contraste entre dos mundos… “My Love is Free,” entonada por Tarek, Zainab y todo el elenco, es una declaración al amor que une a los dos enamorados. La coreografía de Lorin Latarro ofrece bailes y cadencias originarias que expresan los sentimientos y el ánimo de los visitantes a una cultura que no es suya. Iluminación de Japhy Weideman, vestuario de Toni-Leslie James, escenografía de David Zinn dan una autenticidad a la obra. El destacado director Daniel Sullivan diestramente maneja las demandas del libro, del elenco grande y del ambiente requerido.

“The Visitor” en cartelera en el Public Theater, 425 de la calle Lafayette, Nueva York. Boletos, hasta $90 disponibles en la taquilla del Public, al 212.967.7555 o al tickets@ publictheater.org

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2022. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net