“THE KITE RUNNER” … poderosa y conmovedora
“Cometas en el cielo” alza el espíritu tras la desesperación

Photo By © Joan Marcus

La versión teatral de la novela fenomenal “The Kite Runner” de Khaled Hosseini llegó hace tiempo a Broadway en una producción que capta toda la emoción, la angustia y la belleza del exitoso libro que fue publicado en 2003. La adaptación de Matthew Spangler, dirigida astutamente por Giles Croft, maneja los varios personajes y situaciones del libro con brío. En el mero centro del drama está la amistad entre dos muchachos en Afganistán, Amir, rico y privilegiado, y Hassan, hijo del sirviente de su padre. Importante también es como la obra presenta todas las emociones que resultan cuando uno de los dos renuncia los vínculos de lealtad que los une. La historia se despliega en un país severo, lleno de tradiciones, y respeto donde la separación de las clases sociales prevalece en la sociedad.

La obra en el teatro evoca el ambiente oriental desde el mero principio con la presencia de un músico, Salar Nader, vestido típicamente, sentado en el escenario, tocando un tambor típico de la región, la tabla. Entra Amir, interpretado forzosamente por el actor epónimo Amir Arison quien sirve de narrador del drama. Ya adulto, él vuelve a su país natal en busca de redención por un incidente que ocurrió en su juventud…un incidente que lo alejó definitivamente de su amigo Hassan (Eric Sarakian) y que nunca podía olvidar.

Aunque los dos chicos eran inseparables en la ya lejana niñez, cuando un grupo de delincuentes acosa y viola al joven Hassan, Amir no hace nada para ayudar a su compañero, aunque él estaba presente cuando ocurrió el acto. Vencido por su culpa, esto pone fin a la amistad entre estos dos camaradas que nunca más se intercambiarán palabras. Tiempo después, la familia se muda a San Francisco, pero el destino le da al protagonista la oportunidad de rectificar los errores de su pasado.

“Cometas en el cielo” presenta este drama honrada y emocionantemente y la actuación de todos los miembros del elenco es capaz y auténtica. Es, sin embargo, el hábil Sr. Arison en cuyos hombros reposa todo el peso del drama; su papel como Amir lo obliga a permanecer en las tablas durante la obra completa… este actor da una realización extraordinaria a pesar de las demandas de su papel. Como Hassan, el Sr. Sarakian es igualmente capaz al encarnar la lealtad sin límites de un verdadero amigo. Faran Tahir es creíble como Baba, padre de Amir, un personaje quien quisiera que su hijo fuera más poderoso, más como él lo cual es típico, se creería, de los hombres de su casta.

La puesta en escena es un encanto más de la producción. La impresionante y abstracta escenografía de Barney George sugestiona el ambiente del lugar. El mismo Sr. George crea el característico vestuario para los dos períodos cuando pasa la acción. La evocadora y sutil iluminación de Charles Balfour y el paisaje sonoro creado por Drew Baumohl son a la par con las atrayentes proyecciones de William Simpson en crear imágenes verosímiles de un Afganistán antes de la llegada de los rusos. La escena tal vez la más impresionante es el concurso culminante de las cometas cuando los chicos de la aldea tratan de mostrar su destreza en el arte de lanzar sus cometas lo más alto y lejos que puedan para vencer los esfuerzos de los otros. Por bella que es esta escena, no se puede olvidar una que otra escena difícil de presenciar como la escena cruel y nefasta cuando el joven Hassan fue atacado tan violentamente.

La extraordinaria producción de “The Kite Runner” en cartelera en el Helen Hayes Theater, 240 de la calle 44 oeste, Nueva York. Funciones hasta el treinta de octubre con el siguiente horario: lunes, a las siete; miércoles, a las dos y las ocho; jueves, a las siete; viernes, a las ocho; sábado, a las dos y las ocho; domingo, a las tres. Boletos: $69 a $268, disponibles en la taquilla del teatro, por telecharge.com o al 212.239.6200.

El libro narra la historia de Amir, un niño del barrio Wazir Akbar Jan de Kabul, y de su mejor amigo, Hassan, un sirviente hazara de su padre. Amir se propone ganar una competición de cometas, aunque ello signifique sacrificar su amistad con Hassan. La trama transcurre “sobre el telón de fondo de un Afganistán respetuoso de sus ricas tradiciones ancestrales” mientras durante el invierno de 1975 en Kabul “la vida se desarrolla con toda la intensidad, la pujanza y el colorido de una ciudad confiada en su futuro e ignorante de que se avecina uno de los periodos más cruentos que han padecido los milenarios pueblos que la habitan”.1​ 

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2022. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net