Gloriosa versión de INTO THE WOODS conquista Broadway
Incomparable obra musical es la obra que ver

Photo By © Evan Zimmerman

Érase una vez…así comienza la mayoría de los cuentos de hadas conocidos, cuentos de la talla de la Cenicienta, Caperucita Roja, Rapunzel y Jack y las habichuelas mágicas…estas historias y otras se combinan deliciosamente en Dentro del bosque. La gloriosa repuesta en escena de Into the Woods es un cuento de hadas para el teatro…un sueño hecho realidad que llena el teatro St. James de música y magia. Esta versión realza la belleza de la obra, la celestial música y letra de Stephen Sondheim, y el libro de James Lapine. Las voces esplendidas y la maravillosa actuación de los talentosos miembros del elenco añaden al gozo y al encanto de los espectadores. Gracias a la astuta visión del director, Lear de Bessonet, esta producción va al grano de la obra…y la presenta de una manera sin presunciones, sin grandes efectos especiales, sin rodeos…para que los espectadores gocen de la sencillez y el encanto de la esencia de la obra.

Este reestreno no carece de nada y se orienta en los elementos importantes como la extraordinariamente bella música del compositor Sondheim y los enredos deleitosos del libro de Lapine. La escenografía de David Rockwell es minimalista por diseño con unos árboles y unas plataformas para evocar el ambiente del bosque y su encanto. La llegada del gigante se evoca sin tener que ver el personaje amenazador…ni su mujer imponente. La coreografía imaginativa de Lorin Latarro engrandece al júbilo de la obra cuyo segundo acto puede ser algo lúgubre, mostrando lo que pasa después de que los sueños se realicen. La iluminación de Tyler Micoleau enfoca la vista en la acción y los personajes sutil y atrayentemente. El vestuario de Andrea Hood es lo que uno espera ver en una obra que combina varios cuentos de hadas …la conocida capa roja para Caperucita y la vestimenta para el lobo son memorables al sugestionar lo transcendental de los personajes. El diseño de sonido de Scott Lehrer y Alex Neumann hace resalta las bellas melodías de la partitura.

La partitura y su interpretación por la orquesta y las voces de los integrantes del elenco es lo más significativo, más prestigioso y más bello y memorable de la obra. Son las canciones que mueven y promueven la obra. Momentos notables abundan. Mary Kate Moore, remplazando en esta función a la actriz principal Sara Bareilles en el papel de la esposa del panadero, brilla con su versión de la plañidera “Moments in the Woods” (Momentos en el Bosque) y sería difícil imaginar una interpretación mejor. El siempre adepto Bryan D’Arcy James crea un ilustre Panadero cuya No More (No Más), cantada frente a un hombre misterioso, es un canto a su padre evocando la vida que ha tenido. El maravilloso Gavin Creel divierte en el papel del Lobo quien canta la seductora “Hello, Little Girl” con Julia Lester en el papel de Caperucita Roja; Kreel, también, interpreta al Príncipe de la Cenicienta, y, junto con Joshua Henry como el Príncipe de Rapunzel, tiene su momento en la luz fuerte en la lastimera “Agony” (Agonía), una de las canciones más destacadas de la obra.

La Señorita Lester, haciendo un propicio debut en Broadway, es una delicia como Caperucita, y la actriz, con su don para la comedia y su cara expresiva, se apodera del papel y de la canción I Know Things Now (Ahora yo sé cosas). Otro provechoso estreno en Broadway lo hace el adorable Cole Thompson quien es un extraordinario Jack, ingenuo y simple, quien sigue órdenes de su mamá y vende su mascota, la vaca Milky White, aunque no quiere. Thompson canta la sublime “Giants in the Sky” de una manera conmovedora. Hay que mencionar la extraordinaria participación de Kennedy Kanagawa, el titiritero quien interpreta la vaca Milky White; pero el diestro Kanagawa es más que titiritero…es toda una revelación al manipular el títere creado por James Ortiz. Gracias al talento del actor, Milky White vive; lo más asombroso es cómo el actor recrea las expresiones de la vaca y los dos seres parecen unidos por la cadera.

El papel esencial de la Bruja la tiene Patina Miller, una actriz acostumbrada al centro de atención y lo gana con su interpretación de este personaje complejo. Su voz es cristaliSet featured imagena como siempre y ella la usa ventajosamente en la plañidera melodía “Stay with Me” (Quédate Conmigo) en la cual le ruega a su hija Rapunzel que se quede con su madre. Otras notables realizaciones son la de Phillipa Soo en el papel de la Cenicienta, quien canta A Very Nice Prince con la esposa del panadero…y Alysia Velez como Rapunzel. Cuatro de los principales: la Señorita Soo, la Señorita Lester, el Señor D’ Arcy James y el Señor Thompson mezclan sus voces y sus talentos en la hermosísima “No One is Alone” (Nadie está solo). “Children Will Listen” Los niños escucharán), entonada por la Señorita Miller y toda la compañía termina la obra de una manera triunfante.

La incomparable producción de INTO THE WOODS, en cartelera en el St. James Theater, 246 de la calle cuarenta y cuatro oeste Nueva York. Funciones hasta el diez y seis de octubre con el siguiente horario: martes, a las siete; miércoles, a las dos y las ocho; jueves, a las siete; viernes, a las siete; sábado, a las dos y las ocho; domingo, a las tres. Boletos $69 a $299, disponibles por seatgeek.com, o en la taquilla del teatro.

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2022. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net