Una impecable Betrayal ( Traición) estrena en Broadway
La repuesta de la obra de Harold Pinter, un éxito de simplicidad, fuerza y sobriedad

La versión más reciente de Betrayal del dramaturgo Harold Pinter  es un estudio deliciosamente cautivador de una relación extramarital que crea un dificultoso triángulo amoroso. Enredados están Emma (Zawe Ashton, excelente), su esposo Robert (Tom Hiddleston, igualmente excelente) y el mejor amigo de éste, Jerry (Charlie Cox, también excelente). La relación embrollada ocurre  supuestamente sin que el esposo no se dé cuenta del amorío. La obra, narrada hacia atrás, comienza unos años después de que los dos protagonistas, los amantes, habían comenzado su amorío ilícito. La obra no es sin complicaciones…porque los dos hombres son amigos íntimos; durante los noventa minutos de la fascinante obra, queda la duda de si y cuando los dos hombres se dieron cuenta de las varias infidelidades.

Como en la mayoría de las obras de Pinter, los diálogos son meticulosamente posicionados y el astuto dramaturgo frecuentemente deja que sus personajes no digan nada…pero el silencio que resulta revela mucho…aún más, a veces, que las palabras pronunciadas por los personajes. Los actores, que están repitiendo los papeles que crearon durante su temporada en Inglaterra, son absolutamente de primera; por eso, todos los lugares fueron agotados en Londres en cada función. Debido a la entusiasta recepción del público en una reciente función de prensa, la producción tendrá el mismo éxito durante su corta temporada en Nueva York…la producción estará en cartelera solo hasta el diez y ocho de diciembre.

La primera escena, el encuentro de los antiguos amantes en un bar dos años después de que rompieron su amorío de siete años, establece el tono y el tempo de la obra. Cuando entra Robert, casado catorce años con Emma, no se sabe sí él estaba…o está… consciente de la infidelidad de su esposa con el hombre quien era… y todavía es… su mejor amigo. Se siente una enorme tensión en esta escena…la primera de la obra… una tensión que disminuye mientras la historia de infidelidad y adulterio retrocede en el tiempo hasta el primer encuentro de Jerry (Cox) con Emma (Ashton) en una fiesta en casa de los casados mientras Jerry está rodeando en la cercanía.

Debido a la pericia del director Jamie Lloyd… quien presenta una versión minimalista de la obra, son los diálogos de Pinter…y esas pausas embarazadas…que reciben toda la atención del público. La puesta en escena, igualmente minimalista, tiene el mismo efecto; solo unas sillas y una mesa pequeña rompen la esterilidad del escenario que es una visión en grises y negros. Los personajes se juntan y se separan unos de los otros debido al efecto de su posición en la escena giratoria…aunque quisieran esconderse de la vista, según la visión del director, no pueden hacerlo porque los tres siempre están en visibles, presenciando, ponderando o participando en lo que está pasando en su derredor. Vestuario y escenografía monocromáticos de Soutra Gilmour no detraen de la acción sino enfocan la atención de los espectadores en lo que dicen…o no dicen…los tres personajes. El silencio que rompe los diálogos abunda gracias al sonido creado por Ben y Max Ringham; el efecto total es él de un vacío en el cual existen los personajes…lo cual los acerca, los ciñe y los separa al mismo tiempo.

La destacada producción de Betrayal, en cartelera en el Bernard B Jacobs Theatre, 242 de la calle cuarenta y cinco oeste, Nueva York. Funciones hasta el ocho de diciembre con el siguiente horario: martes, a las siete, miércoles, a las dos y las siete; jueves, a las siete; viernes, a las ocho; sábado, a las dos y las ocho; domingo, a las tres. Noventa minutos, sin intermedio. Boletos: $25 a $179, disponibles en la taquilla del teatro, por telecharge.com o a 212.239.6200 o a 800.447.7400.

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2019. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net