“Caroline or Change” vuelve a Broadway
Musical sombrío y serio ofrece mucho que pensar y musitar

Photo By © Joan Marcus

“Carolina or Change” (“Carolina o Cambio), la obra musical con libro y letra de Tony Kushner y música de Jeannine Tesori, estrenó Off Broadway en el Public Theatre en 2003; allí era tan popular que se trasladó a Broadway donde el público la abrazó también. Ahora, “Carolina”, volvió a Broadway donde está llenando el teatro, satisfaciendo al público y ganando más prestigio para sus conocidos escritores Tony Kushner y Jeanine Tesori y para la actriz principal Sharon D. Clarke quien ganó el prestigioso premio Olivier en Londres para su interpretación impecable de Carolina, una mujer melancólica que vive una vida ardua en Luisiana en 1963.

La obra, cuyo tema es apesadumbrado y amargo, es muy oportuna en el día de hoy y parece que su tiempo ha llegado. Su tono es el de una ópera trágica, como lo es su música y sus temas son más fuertes y más pertinentes ahora que nunca. La interpretación de la Señorita Clarke es sobresaliente y edificante, pero la mujer que interpreta es malhumorada y austera …el desenlace no eleva el espíritu, sino sumerge a los espectadores en las realidades que presenta acerca de la vida en ese entonces.

La protagonista Carolina es la criada de una familia rica quien pasa largas horas trabajando en el sótano de la casa, lavando ropa y planchando; sus únicos compañeros son la lavadora (Arica Johnson, efervescente), la radio (Nasia Thomas, Harper Miles y Nya) y la secadora de ropa (Kevin S McAllister, seductor) quienes viven una vida separada en su mente y la acompañan en su trabajo y en su soledad. Otros objetos inanimados son la luna (N’Kenge, etérea) y el autobús (el mismo Sr. McAllister) quienes tienen su propia personalidad también; ellos ayudan a Carolina a pasar el día y muestran el aburrimiento y la amargura que siente hacia su vida…son sus únicos amigos. Caroline trabaja honradamente, aunque a la fuerza, y gana el respeto del niño Noah (Jayden Myles Waldman, uno de tres actores jóvenes que comparten el papel junto con Gabriel Amosoro y Adam Makke) quien quiere hacer una amistad con ella, pero ella reconoce su lugar en la casa y en la familia y sólo lo trata como el hijo del patrón. La relación entre los dos cambia cuando la madrastra Rose (Caissie Levy), para enseñarle una lección al pequeño, le manda a Carolina que guarde todo el dinero que el negligente niño deja en los bolsillos de sus pantalones lo cual compromete la honradez de Carolina y su amor propio. Por un rato, ella deja el trabajo, pero, poco después, a regañadientes, ella vuelve a su trabajo y a su vida de siempre dándose cuenta de que no tiene otra opción.

La obra, cuya acción pasa en 1963 en el estado de Luisiana, seguramente refleja el clima político y social de la época, pero Kushner ha escrito su historia sin diálogos hablados; todas las escenas son cantadas lo cual no aminora la importancia de los eventos. La música no es memorable… no es el tipo de obra musical cuyas canciones serán tarareadas al salir del teatro, pero hay la conmovedora “Lot’s Wife” ejecutada por la Señorita Clarke, que le gana una fuerte y merecida ovación. Como Emmie, la hija de Carolina, Samantha Williams es una actriz sobresaliente y merecedora de elogio. El equipo técnico (escenografía y vestuario de Fly Davis, iluminación de Jack Knowles y sonido de Paul Arditti) contribuye a crear un ambiente terso que refleja la vida de la protagonista. La coreografía de Ann Yee aligera el tono sombrío con unos bailes movidos que pasan exclusivamente en la mente de Carolina. La dirección de Michael Longhurst es capaz.

“Caroline or Change” en cartelera en el Studio 54, 254 de la calle 54 oeste, Nueva York. Funciones hasta el nueve de enero con el siguiente horario: martes, a las siete; miércoles a las dos y las ocho; jueves, a las siete; viernes, a las ocho; sábado, a las dos y las ocho; domingo, a las tres. Boletos, desde $49 a $200, disponibles en la taquilla del teatro, al roundabouttheatre.org o al 212.719.1300.

 

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2021. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net