Edimburgo se viste de fiesta

 

Edimburgo siempre ha sido un lugar de ensueño… con su castillo que ciñe la ciudad de lo alto de los peñones y su Milla Real (Royal Mile) que se extiende del castillo al Palacio de Holyroodhouse, la residencia oficial de la Reina de Inglaterra en Escocia. En las cercanías de la Milla Real, una multitud de museos e atracciones espera al visitante: la Galería Nacional de Escocia con su colección renombrada en toda Europa, el Museo Real de Escocia y La Galería Nacional Escocesa de Arte Moderno son sólo unos cuantos de los muchos museos que la ciudad ofrece. Otro tipo de museo es el de la Mazmorra de Edimburgo que no ofrece arte y pintura sino tortura y sangre; la Mazmorra es una de las atracciones que más atrae a los jóvenes y adolescentes que acompañan a sus padres durante sus vacaciones estivales.

Cada verano, la ciudad acoge a miles de turistas y amantes de teatro a su Festival Internacional y su Festival Fringe que ofrece obras al margen de los límites del teatro legítimo. Estos dos festivales llenan las calles del centro, y, sobre todo, de la Milla Real, de vendedores ambulantes, orquestas y bailarines, mimos y cantantes. Toda la ciudad se viste de gala y, si los dioses del Tiempo se ponen de acuerdo y las nubes desaparecen del cielo, nadie se queda adentro y las festividades, los cafés y los restaurantes se pueblan de una cacofonía de lenguas extranjeras y los rumores corren de boca en boca con los chismes de las obras que hay que ver y los artistas que no hay que perder.

Para saber lo que está pasando en la ciudad de Edimburgo, es recomendable ir cuanto antes al Centro de Información de Edimburgo y Escocia que se encuentra en la parte turística de la ciudad entre la Ciudad Alta y la Baja, en la calle Princes, número tres, muy cerca de donde los autobuses dejan a los pasajeros que llegan del aeropuerto. Allí, el personal cordialmente reparte mapas e info rmación al tropel de individuos que llegan a todas horas del día o de la noche para descubrir los tesoros de la ciudad.

Entre los muchos encantos de la ciudad, muchos de los cuales abren sus puertas a los varios eventos de las festividades estivales, están: la Catedral de San Giles, la Galería Dean, el Centro de la Herencia del Güísqui, el Museo del Escritor, dedicado a los escritores Robert Burns, Sir Walter Scott y Robert Louis Stevenson, entre otros, el Monumento de Scott dedicado a Sir Walter Scott, la Cámara Oscura y Mundo de Ilusiones, una vista calidoscópica de toda la ciudad y el yate real Britannia anclada permanentemente en Edimburgo donde atrae a numerosos turistas diariamente.

El punto culminante de una visita a Edimburgo en el verano es una función del espectáculo militar conocido como el Military Tatoo. Este entretenimiento, que tiene lugar en los espaciosos terrenos del Castillo de Edimburgo, es uno de los más pintorescos espectáculos jamás presentado. La música que se oye desde lejos… los fuegos artificiales que iluminan el cielo y las torres del Castillo, las bandas que desfilan majestuosamente… los gaiteros que circulan vestidos de enagüillas… no logran definir la grandeza del Tatoo Militar que ha agotado localidades año tras año desde sus principios hace más de cincuenta años. Este año, como en años anteriores, todos los lugares están agotados. ¡Habrá que hacer planes cuanto antes para el espectacular Military Tatoo 2006!

*photo credit: The Edinburgh Military Tatoo

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2019. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net