“The Prom” balotea a Broadway con ritmos, risas y furia
Obra musical es un exitazo seguro

Photo By © Deen van Meer

“The Prom” es una obra jubilosa que refleja muchos principios de nuestra sociedad, acariciándolos y burlándose de ellos al mismo tiempo…un triunfo musical muy de nuestros tiempos que eleva el espíritu y suscita risas y carcajadas de parte del publico adorador. Presentada primero en el Teatro Alliance de Atlanta, estrenó recientemente en Nueva York en el Longacre Theatre de Broadway donde apuesto que sus personajes seguirán bailando por muchísimo tiempo.

En la obra, cuatro veteranos del teatro…descritos como “reliquias” no han tenido mucho éxito en Broadway en sus últimos      esfuerzos teatrales…de hecho, la ultima producción era un fracaso total…cuando uno piensa que la obra era una musicalización de la vida de Eleanor Roosevelt… ¡es fácil entender por qué dio su ultima función el día de su estreno! Por eso, el rumor corre que ya no tendrán ninguna oportunidad para pisar las tablas de la Gran Vía Blanca en un futuro cercano. Por eso, deciden imaginar un truco para que congracien de nuevo con los Dioses del Teatro… y con los espectadores.

Para lograr su meta, deciden hacer un pequeño acto de caridad que los ponga de nuevo en el primer plano en los ojos de sus aficionados adoradores. Teniendo esto en mente, después de haber leído en el periódico acerca de una adolescente en Edgewater, Indiana a quien la junta de educación había prohibido que la joven fuera al prom (baile al terminar el año escolar), el baile formal de su generación con su pareja…una joven a quien ama. Falsamente angustiados por luchar en contra de la idea de luchar contra las injusticias de nuestra sociedad (lo cual es su pretexto)…viajan al pueblecito de Edgewater para enmendar esta pequeña desigualdad. La obra depende mucho de la riqueza de sus personajes y de la perita interpretación de los expertos actores.

Beth Leavel es DeeDee quien entra en la escena como su fuera el coche desenfrenado de un ferrocarril descontrolado. Acompañándola en la decepción es la corista Angie, interpretada como una verdadera corista por la maravillosa Angie Schworer quien es cariñosa y chabacana a la vez. Bruce Ashmanskas casi se iría con todos los aplausos en el papel de la extravagancia y la vistosidad de su personaje Barry, un tipo que recuerda a los comediantes Paul Lynde o Charles Nelson Reilly (¡que en paz descansen!). Completando este cuarteto de locos está Trent ( el siempre estupendo Christopher Sieber) cuyo único orgullo en su curriculum vitae es que había asistido a la Escuela de Julliard…y resulta es que él es nada más que un mesero en un restaurante local. El redondo y corpulento Josh Lamon usa su aspecto físico y su gran talento artístico para crear el persona del amigo Sheldon Saperstein, el publicista del grupo, quien, a pesar de su voluminosas carnes corporales, parece flotar en el aire como si fuera una pluma transportada en el aire por una fuerte brisa.

Para llegar a un feliz desenlace, los cuatro representantes de Thespis hacen todo lo posible…la mayoría de las fullerías que hacen son hilarantes…para resolver el dilema del Prom… y para que las dos adolescentes puedan revelar y desarrollar su amor. Con los las opiniones tan insulares de los habitantes de Edgewater y, sobre todo los alumnos de la escuela secundaria y sus padres, esto va a ser difícil lograr…pero los cuatro valientes veteranos de Broadway pueden alcanzarlo todo.

El director Casey Nicholaw, quien también coreografió los espiritosos bailes de la coreografía, ha reunido un equipo técnico de primera: escenografía de Scott Pask, vestuario de Ann Roth y Matthew Pachtman, iluminación de Kenneth Possner añaden el toque final a la delicia que es “The Prom.”

La partitura de “The Prom, música de Matthew Sklar y letra de Chad Beguelin, características canciones, tipo Broadway como la efervescente “Zazz, cantada por Angie Schworer con gusto ycanciones líricas de la talla de “Just Breathe” entonada ferverosamente por Caitlin Kinnunen. Leavel tiene su momento en la divertida “The Lady’s Improving” que entona como una verdadera diva del teatro. El libro de Bob Martin y Chad Beguelin es absolutamente encantador. Aunque el enfoque principal se concentra en las payasadas de los ostentosos veteranos experimentados de Broadway, el libro ofrece una súplica franca para la aceptación de todo lo que es diferente, ajeno a nuestra filosofía personal…como la última canción “Time to Dance” aclama tan jubilosamente es “el momento para bailar.

“The Prom” en cartelera en el Longacre Theatre, 247 de la calle cuarenta y cuatro oeste, Nueva York. Funciones: martes a las siete; miércoles a las dos y las ocho, viernes, a las dos y las ocho, sábado a las dos y las ocho; domingo a las tres. Boletos: $59 a $159, disponibles en la taquilla del teatro, por telecharge.com o al 212.239.6200.

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2019. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net