“On A Clear Day you can see forever” …una producción encantadora
pero el libro sigue siendo desastroso

Photo By © Carol Rosegg

Cuando la producción original de  la obra musical “On a Clear Day you can see forever” estrenó en 1965, todos admiraron la partitura de Alan Jay Lerner (letra, libro) y Burton Lane (música) cuyas bellas y melifluas melodías siguen siendo populares hasta hoy en día. Baladas como “En un día claro” “Rápido, es precioso aquí arriba” “Melinda” “Regresa a Mí” y “What Did I Have That I Don’t Have” recibieron grandes aplausos…pero el libro dejó al público desconcertado y francamente confuso. El libro del Sr Lerner presentó a una bella protagonista Daisy Gamble y su alter ego Melinda Welles y la obra tiene lugar en los años mil novecientos sesenta en New York, donde Daisy busca empleo, y Melinda, quien habitaba Inglaterra en el siglo dieciocho.

Lo que complica el libro es el encuentro de la ansiosa Daisy (la maravillosa Melissa Errico) y un sicólogo, el Doctor Bruckner (Ben Davis, galán y de la voz meliflua) para que el Doctor le quite el deseo de fumar. Cuando el Doctor la regresa en el tiempo, aparece Melinda, una dama inglesa, elegante y esbelta…y el médico, quien ya siente cierto cariño para Daisy, se enamora por completo de la mujer que ella era en el pasado.

Esta extraña mezcla de percepción extrasensorial, regreso en el tiempo e hipnosis se contrasta grandemente con las bellas melodías de la partitura…pero aún después de más de cincuenta años, las canciones merecen ser cantadas, escuchadas y admiradas…sobre todo con las excelentes voces de los principales y los miembros del talentoso elenco. La Señorita Errico y el Señor Davis sobresalen en sus respectivos papeles. John Cudia interpreta al amante de Melissa en el pasado; él tiene su momento de lucir sus dotes vocales en el dueto “She Wasn’t You” que entona con la Señorita Errico. Los espectadores se dan cuenta de que va a ser una presentación excepcional desde el mero principio cuando los miembros del elenco toman sus lugares en una escalera que da a las tablas; desde allí, cantan las palabras de la canción titular: En un día claro, levántate y mira a tu alrededor y verás quién eres

En un día claro, como te asombrará que ese brillo en tu ser eclipsa todas las estrellas.

 Te sentirás parte de cada montaña, mar y playa, puedes escuchar

de lejos y cerca, una palabra que nunca, nunca escuchaste antes

 Y en un día claro…. en un día claro…puedes ver por siempre, y siempre y siempre y por siempre.

La dirección de la Charlotte Moore, quien también hizo la adaptación, es de primera…y la producción llena el pequeño escenario del Irish Rep toda la emoción y el movimiento que la obra requiere. El buen trabajo del coreógrafo, Barry McNabb,  y del director musical, John Bell, se armoniza perfectamente. Escenografía y proyecciones de James Morgan, vestuario de Whitney Locher, iluminación de Mary Jo Dondlinger y sonido de M Florian Staab le dan a la producción una frescura y resplandor que enriquecen la producción. El diseño de la producción es de Ryan Belock.

“On A Clear Day you can see forever” en cartelera en el Irish Repertory Theatre, 132 de la calle veinte y dos oeste, New York. Funciones hasta el seis de septiembre: miércoles, a las tres y las ocho; jueves, a las siete; viernes, a las ocho; sábado, a las dos y las ocho; domingo, a las tres. Boletos: de $70, disponibles en la taquilla del teatre o al irishrep.org.

 

 

En un día claro

 

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2018. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net