HARRY POTTER and the CURSED CHILD
¡Maravilloso, Mágico…en suma…Magnífico!

Photo By © Matthew Murphy

Si yo quisiera enumerar los muchos placeres relacionados con la obra HARRY POTTER and the CURSED CHILD, no tendré ni el tiempo ni el espacio ni la memoria tan aguda para hacer una lista completa. Basta decir que la obra, escrita por Jack Thorne basada en la obra de JK Rowling, Thorne y John Tiffany (quien también dirige), es una de las obras más ingeniosas, más creativas y más placenteras que jamás se haya visto en el teatro. Los que creen que no será posible recrear el ambiente, la emoción, y, sobre todo, la magia en las tablas de un teatro en vivo son equivocados…porque la obra, presentada en dos partes de poco más de cinco horas en total, entrega todo lo que los aficionados de Harry Potter quisieran esperar.

En la obra han pasado veinte años y Harry, ya adulto, (Jamie Parker) y su esposa Ginny (Poppy Miller) están en la estación de trenes de King’s Cross en Londres para despedirse de su hijo Albus (Sam Clemmett) quien va a pasar su primer año en Hogwart’s. También presentes están Ron Weasley (Paul Thornley) y su esposa Hermione Granger (Noma Dumezweni) para mandar a su hija Rose (Susan Heyward) a la misma institución. Cuando Harry está ya en el tren, conoce a Scorpius Malfloy (Anthony Boyle, absolutamente sobresaliente), hijo de Draco Malfoy (Alex Price, enemigo mortal de Harry; los dos jóvenes empiezan una amistad casi de inmediato. Así, de la primera escena, los dramaturgos establecen el tono, presenta a los personajes y prepara a los espectadores para lo que va z pasar. Un personaje importante es Amos Diggory (Hyland) cuyo hijo Cedrick murió anteriormente; el padre no deja de lamentar su muerte y son sus lamentos lo que promueve la acción del resto de la obra.

El trama es sumamente importante y el libro de la obra mantiene el interés aún cuando tiene que competer con la magia escénica que los artistas del equipo técnico han creado. Todos los elementos se mezclan armoniosamente para asegurar el éxito de la obra…vestuario de Katrina Lindsay cuyos capas negras giran en el aire como si fueran alas de cuervos y las tenebrosas mortajas de los horripilantes Dementors que se ciernen por encima del público…escenografía de Christine Jones quien ha creado escaleras movibles, retratos que vuelven a la vida y estantes de libros que parecen comer a los personajes…iluminación de Neil Austin que sorprende cada vez que un rayo de fuego sale de una de las varitas mágicas…sonido de Gareth Fry y música de Martin Lowe (supervisión), Phij Adams (editor) y Imogen Heap (producción) que juntos con el director de movimiento, Steven Doggett crean una coreografía de sonidos y pasos como si la obra fuera una musical… videos de Finn Ross y Ash Woodward cuyos efectos hasta facilitan la idea de viajar en el tiempo y el espacio. Nunca antes ha habido tan perfecta colaboración como para realizar el mundo de Harry Potter.

 

Para gozar de la saga completa, hay que asistir a las dos partes en un día…como un maratón…o en dos días diferentes. Si creen que se cansarán viendo las dos partes en un solo día, no es cierto…mientras están mirando la obra, el tiempo vuela. De veras no hay nada más espectacular en Broadway actualmente que HARRY POTTER and the CURSED CHILD.

HARRY POTTER and the CURSED CHILD, en cartelera en el Lyric Theatre de Broadway, 214 de la calle cuarenta y tres, Nueva York. Funciones varían de semana a semana pero generalmente el miércoles y el sábado: primera parte 2:30, segunda parte, 7:30; jueves: primera parte, 7:30; viernes, segunda parte, 7:30; domingo: primera parte: a las 2:, segunda parte: a las 7:30. La función de la primera parte dura dos horas, cuarenta minutos La segunda parte dura dos horas treinta y cinco minutos. Boletos: cada parte, $20 a $199, disponibles en la taquilla del Lyric Theatre, por ticketmaster.com o al 800.745.3000.

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2018. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net