Si quieren olvidarse de sus problemas…”Escápense a Margaritaville”
“Escape to Margaritaville” estrena en Broadway

Photo By © Matthew Murphy

Para escaparse de los largos días de este marzo tormentoso y frio…para olvidarse de sus problemas…o sencillamente para divertirse a lo grande, deben “Escáparse a Margaritaville.La jubilosa musical “Escape to Margaritaville” con un libro ligero y deliciosamente frívolo de Greg García y Mike O’Malley alardea música y letra del conocido compositor y cantante Jimmy Buffett. Hablemos claro…la obra no es ni muy sofisticada ni tiene un argumento muy profundo pero los centenares de aficionados del estilo y de los ritmos del Sr. Buffett no han venido para ver una obra de Shakespeare, sino para entretenerse con los melifluos acordes caribeños que han hecho famoso al Sr. Buffett.

La partitura incluye conocidas melodías como “Changes in Latitudes, Changes in Attitudes,” “Cheeseburger in Paradise,” “It’s Five O’Clock Somewhere,” y “Margaritaville” además de composiciones escritas especialmente para la obra. Los muchos aficionados suyos, conocidos como cabezas de papagayo, quedaron muy satisfechos durante una reciente función, y, a pesar de la reacción de algunos críticos que la encontraron sosa y sin burbujas, por decir, yo la encontré entretenida, efervescente y cautivante. La escenografía de Walt Spangler, vestuario de Paul Tazewell, iluminación de Howell Binkley y sonido de Brian Ronan crean un ambiente tropical con sus colores vivos, palmeras que se mecen en las brisas invisibles y el rugir de un volcán listo a entrar en erupción. Para una musical con unas veinte y siete canciones, hay muy poca coreografía; digamos que la coreografía de Kelly Devine no es muy divina. La diestra dirección es de Christopher Ashley quien mueve la acción a paso de galope, tal vez para que el público no se dé cuenta de lo baladí que es todo lo que pasa en la obra.

El libro presenta a los habitantes de la isla Margaritaville, un lugar de encanto como Cancún o Acapulco adonde acuden los que buscan aventura, descanso, amor…(¡ o amoríos). Paul Alexander Nolan es Tully, un personaje obviamente basado en el Sr. Buffett, un trovador de nuestro tiempo quien se gana la vida cantando y coqueteando con las mujeres que visitan la isla…en este caso, la bella Rachel (Alison Luff) quien acompaña a su amiga Tammy (Lisa Howard) en su viaje de soltera; el futuro esposo de ésta, Brick (Eric Petersen) regaña constantemente a su prometida por ser gorda y ella., por amor, acepta su crítica. En el curso de la obra, nuevas conexiones se forman y, a pesar de la erupción del volcán, hay un desenlace feliz. Los cuatro principales son de buena voz y vocalizan bien las melodías pegadizas de la partitura. Don Sparks es cómico en el papel del viejecillo que busca su salero perdido. Yo encontré genial la manera en la cual los actores realizaron la canción de “Margaritaville” y la lluvia de pelotas de playa que cayeron por todas partes, invitando unas peleas chistosas entre los espectadores.

“Escape to Margaritaville,en cartelera en el Marquis Theatre, 1535 Broadway, Nueva York. Boletos, de $86 a $169, disponibles en la taquilla del teatro y al ticketmaster.com. Funciones: martes, a las siete, miércoles, a las dos y las ocho; jueves, a las siete; viernes, a las ocho; sábado, a las dos y las ocho; domingo, a las tres.

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2019. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net