Una encantadora “Sueño de una noche de Verano”
Música y magia en el Teatro Delacorte

Photo By © Joan Marcus

Hay mucha magia y muchos magos relacionados con la producción de “A Midsummer Night’s Dream,”  que el Public Theatre de Nueva York está presentando  actualmente en el Teatro Delacorte del Parque Central… y no son exclusivamente los que fueron creados por el dramaturgo William Shakespeare; son los actores, la directora Lear de Bessonet, los músicos, la música original, los cantantes, el equipo técnico…en suma, todos los del Teatro Public que tejen esta fantasía y la realizan bajo el bello cielo estrellado del verano. “Sueño de una noche de Verano” es una de las comedias más deleitosas de William Shakespeare y ésta versión es sencillamente divina.

El ambiente del Teatro Delacorte se presta perfectamente para la diversión ideada por la directora de Bessonet. Centellean luces evocando mariposas de todos los colores del arco iris flotando bajo la tenue luz del cielo oscuro, o, mejor dicho, como es de noche, como centenares de libélulas que presagian algo especial. Unas ramas verdes y sus troncos gruesos ubican la obra en un boscaje en las afueras de Atenas y en el reino de las hadas. En este bosque se entrelazarán las vidas de los mortales con las de las hadas cuando dos enamorados Hermia (Shalita Grant) y Lisandro (Kyle Beltran) buscan amparo en sus claros umbrosos. Han tenido que huir porque el padre de Hermia, llamado Egeus (David Manis), le había prometido la mano de su hija a otro hombre, cierto Demetrio (Alex Hernandez)… a quien la bella Helena (la maravillosa Annaleigh Ashford) ama de todo corazón. Los inconvenientes amorosos crecen cuando Helena le revela a Demetrio que su amada Hermia se había escapado al bosque con su rival; por eso, ellos también huyen al bosque…ella, con la intención de ganarle el amor a Demetrio y él, para encontrar a su Hermia.

En el reino de las hadas, el rey de los duendes Oberon (Richard Poe) y su reina Tatiana (Phylicia Rashad, radiante) están decidiendo el destino de un niño abandonado que él quiere criar como su escudero pero ella lo quiere  criar como su propio hijo. Oberon decide distraer a su reina para que él mismo pueda ganarle al niño en cuestión; por eso, le da a ella una poción encantada para que ella se enamore de la primera persona que ella ve. Es aquí que Robin Goodfellow, apodado puck  (la extraordinaria Kristine Nielsen), uno de los duendes en el servicio del rey, comienza a hilvanar su considerable magia lo cual resulta en aún más complicaciones.

Enviado por su amo a hechizar a Demetrio para que éste se enamore de Helena, Puck equivocadamente embruja a Lisandro. Cuando Oberon trata de rectificar el problema, él no hace más que complicar la situación, encantando a Demetrio para que éste también se enamore de Helena. Así, los dos mortales aman a Helena y nadie quiere a la bella y abandonada Hermia. Además, Oberon hechiza a su reina con la misma poción embrujada, y, de esta manera, gana la custodia del niño. Puck, maliciosamente enredador, transforma a un pobre tejedor Bottom (el maravilloso Danny Burstein) en burro y Titania, la reina, se enamora de este “Tejedor Burro.” En el segundo acto, todo se arregla en una efímera niebla encantada. El pobre tejedor vuelve a su forma humana, la reina se reconcilia con su rey, los jóvenes encuentran a su compañero ideal y se casan en el bosque.

Uno de los alicientes de la producción es la representación de la obra Píramo y Thisbe, dentro de la obra misma que es presentada por Bottom y sus compañeros para celebrar el matrimonio de Teseo (Bhavesh Patel) con Hipólita (De’Adre Aziza). Al fin de la representación, Puck y los demás miembros de los dos reinos festejan el triunfo del amor mientras celebran las bodas con pompa en homenaje a esta noche encantada.

La directora ha reunido un elenco capaz, pero sobresale el cuarteto de jóvenes amantes (Grant, Beltran, Hernandez y la resplandeciente Annaleigh Ashforf) y el sexteto de trabajadores (el arriba mencionado Burstein junto con Robert Joy, Jeff Hiller , Patrena Murray, Austin Durant y Joe Tapper). Hiller, disfrazada de mujer, es hilarante en el papel de Thisbe y Burstein añade su propio encanto al papel de Bottom (sobre todo cuando está disfrazado de asno)

La escenografía adiestrada, perfectamente ideada para la obra y el lugar es de David Rockwell, el lujoso y caprichoso vestuario es de Clint Ramos, la espectacular iluminación es de Tyler Micoleau y el impecable sonido es de Jessica Paz. La música original de Justin Levine es melodiosamente interpretada por una orquesta capaz ubicada en un tipo de casa en los árboles por encima del escenario. La coreografía vivaz  es de Chase Brock. Todos estos elementos acrecientan la hermosura de la producción y añaden a su encanto.

Los hermosos recuerdos de esta noche no se evaporarán muy fácilmente del pensamiento colectivo del público: visiones de los árboles de los ensueños frente a la Torre del Parque Central, de la vegetación natural del boscaje, del coro de hadas que evocan la energía  de la vejez, de las parejas de amantes que danzan en la frescura y de Puck, el duende que hechiza a los personajes al igual que a los espectadores, quedarán en la memoria hasta que el calor de este verano sea sólo una memoria.

“A Midsummer Night’s Dream” de William Shakespeare, en cartelera en el Teatro Delacorte del Parque Central hasta el trece de agosto. Entrada gratis, boletos disponibles el día de la función en la taquilla del Delacorte desde las doce del día, en la del Public Theatre, 425 de la calle Lafayette, por lotería digital y por lotería por email.

 

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2019. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net