“Come From Away” del Canadá a Broadway con amor
“Vienen desde allá,” fenomenal e impresionante

Photo By ©Matthew Murphy

La obra musical, Come From Away, , con libro, letra y música de Irene Sankoff y David Hein, es una rareza en Broadway,…una obra sentimental y poderosa, de un tema dificultosamente tirada de la vida real, cuyas canciones son como eslabones en una cadena melodiosa que narra los eventos del día doce de septiembre de 2001 en un pequeño pueblo lejano de Newfoundland, Canadá. La íntima e ambiciosa musical relata, musicalmente y con sus diálogos, el encuentro de los aldeanos canadienses con los viajeros de todas partes del mundo, quienes fueron desviados a Newfoundland después del ataque a las Torres Gemelas en Nueva York.

Los compositores han escrito una variada y meliflua partitura que abarca varios estilos de música: country, baladas, y acordes plañideros, entre otros, que hilvanan el choque inicial entre muchos mundos en una de las épocas más dificultosas de nuestros días. La obra crea un ambiente acogedor, caluroso y ameno mientras narrando las varias historietas de los pasajeros y los viajeros que poco a poco comienzan a revelar sus secretos, sus temores y sus dudas. Hay la madre cuyo hijo, un bombero en Nueva York, no sabe si su hijo está vivo o muerto….la piloto (Jenn Colella) quien ansiosamente trata de comunicar con su esposo para decirle que está bien…los dos amantes llamados Kevin que se dan cuenta de que son mucho más diferentes de lo que hubieran pensado. Todos estos relatos parecen sinceros y puros gracias a los miembros de un elenco de primera quienes manejan sus múltiples papeles con emoción y verdad bajo la sencilla y eficaz dirección de Christopher Ashley.

La suntuosa partitura refleja las varias etapas en la vida de los personajes durante su temporada en la tierra al final del mundo. Desde la conmovedora “Welcome to the Rock” (Bienvenidos al Peñon) que sirve de obertura, hasta el gran final, son las melodías que captan los sentimientos y promueven la acción. La escenografía minimalista de Beowulf Borritt evoca el aislamiento de la isla y la situación de los varios personajes y es todo lo necesario para crear el ambiente perfecto para la obra. El vestuario rústico de Toni-Leslie James, la llamativa iluminación de Howell Binkley y el sonido efectivo Gareth Owen, añaden lustre a la producción.

Hay que alabar a los varios miembros del elenco quienes pudieron captar los sonidos, los acentos y las emociones de todos los que vienen de allá.

La vibrante Come From Away” en cartelera en el Teatro Gerald Schoenfeld, 236 de la calle cuarenta y cinco oeste, Nueva York. Boletos disponibles en la taquilla del teatro, al 212.239.6200 o al Telecharge.com.

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2019. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net