“Six Degrees of Separation” …perturbador y provocador
Obra de John Guare estrena en Broadway

Pictured (Left to Right): Corey Hawkins, John Benjamin Hickey,  Allison Janney, Michael Siberry
Photo By © Joan Marcus

Según el dicho…o, mejor dicho, la teoría…se pueden relacionar a dos personas a través de sólo cinco mediadores o personas intermediadoras; es decir que nos separan unos a los otros por sólo seis grados. Esto fue la inspiración de la obra Seis grados de separación del escritor John Guare que debutó Off Broadway y, en el mismo año, se trasladó a 1990 donde tuvo una exitosa temporada de cuatrocientos ochenta y cinco funciones. Ahora, el drama con tonos cómicos vuelve a Broadway, al Ethel Barrymore Theatre en una gloriosa producción dirigida por Trip Cullman.

La acción sucede en New York en el año 1990 cuando un joven moreno llamado Paul (Corey Hawkins) llega al apartamento de una pareja próspera, Flan Kittredge (John Benjamin Hickey) y su esposa Ouisa (Allison Janney) en un barrio vistoso de la ciudad. El joven llega bañado en sangre, víctima, según él, de un violento robo en el Parque Central. El joven explica que conoció a los hijos de la pareja en la Universidad de Harvard donde eran alumnos.

El advenedizo dice que es hijo del actor Sidney Poitier, quien está trabajando en Nueva York. Como fue robado, le prestan cincuenta dólares para que pueda encontrarse con su padre al día siguiente. Durante la noche, sin embargo, Ouisa se despierta al oír rumores desde la alcoba de Paul; pensando que es un ladrón, ella se lanza al cuarto y encuentra al huésped en la cama…con otro hombre (James Cusati-Moyer), un prostituto que había contratado con los cincuenta dólares prestados. Después de este incidente, Flan y Ouisa se esfuerzan a averiguar la identidad del impostor y a conocer sus motivos. Esto comienza una larga serie de ocurrencias extrañas en las cuales se aprende que el muchacho ni conoce a los hijos de la pareja, ni es hijo del Sr. Poitier ni fue robado. Todo lo que sabe lo había aprendido de memoria de un alumno de Harvard que había seducido en un esfuerzo de sacarles dinero a unos inocentes. Unos por unos, otros seres caen victima de los engaños del estafador…un joven, Rick, quien se suicida después de que Paul lo seduce y deja a su novia y gasta todo su dinero con él, un médico con la misma historia que había usado con Ouisa y Flan… hasta que la policía lo encarcela por el delito.

Paul es de veras un ser trágico y el Sr. Hawkins muestra las dos caras de su personaje de tal grado que hasta sus víctimas le tienen simpatía aún cuando saben la verdad. La experta Señorita Janney capta la esencia de Ouisa y el Sr. Hickey muestra su acostumbrada pericia en el papel de Flan. La escenografía de Mark Wendland instala una pintura de dos caras que gira de vez en cuando para subrayar la dualidad del personaje céntrico. Vestuario de Clint Ramos, iluminación de Ben Stanton y sonido de Darron L. West establecen la obra justamente en los años noventa. La dirección capaz es de Trip Cullman.

Lo interesante es que la obra es basada en un hecho verdadero que les ocurrió a unos amigos del mismo dramaturgo Guare y cuando ellos se lo contaron, escribió su obra inspirándose en este incidente. Aunque el tema principal de la obra no depende principalmente en la teoría de los seis grados, en la obra Ouisa toma el centro de la escena y considera estas relaciones al decir: “Lo importante es hacer las conexiones correctas para unir los dos puntos;”       de esta manera, se puede unir cada eslabón para formar la cadena completa.

La fascinante producción de John Guare’s Six Degrees of Separation, en cartelera en el Ethel Barrymore Theatre, 247 de la calle cuarenta y siete oeste, Nueva York. Funciones: martes, a las siete; miércoles, a las dos y las ocho; jueves, a las siete; viernes, a las ocho; domingo, a las tres.  Boletos: $49-$149, disponibles en la taquilla del Barrymore, por telecharge.com o al 212.239.6200.

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2019. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net