Una extática recepción para Bette Midler en
“Hello Dolly”
“Qué tal Dolly” en Broadway

Photo By © Julieta Cervantes

Dolly Levi está de nuevo en Broadway tras una ausencia de más de cincuenta años. Cuando estrenó en 1964, Dolly fue interpretada por la inimitable Carol Channing; a pesar de que muchas actrices renombradas hayan interpretado el icónico papel, estrellas de la talla de Pearl Bailey, Betty Grable, Mary Martin, Ginger Rogers (y Barbra Streisand en la película) entre otras, el papel siempre ha pertenecido a la Señorita Channing…hasta ahora…“Hello Dolly” está de regreso en Nueva York con una nueva Dolly en la persona de la única, la inconfundible, la espléndida Bette Midler quien seguramente merece las tumultuosas ovaciones que recibe aún al pisar las tablas por primera vez.

En la conocida obra musical, la casamentera Dolly Levi hace un viaje a Yonkers, New York, para conocer y casar al adinerado soltero, Horace Vandergelder (el maravilloso David Hyde Pierce), quien busca una mujer; el tacaño viejo no cree que necesita los expertos servicios de la Señorita Levi, cuya especialidad es la de encontrar parejas para los que las necesitan.. El considera que en su casa falta el toque femenino pero lo que verdaderamente busca es una sirvienta, una compañera, una mujer que le diga “sí, mi amor” y quien seguirá sus órdenes.

Dolly explica su trabajo en la divertida “I Put My Hand In” en la cual se nota que es una casamentera por excelencia. Aunque Horace (Hyde Pierce) cree que Dolly está buscando una esposa para él, Dolly lo ha escogido para ella misma y le apunta la flecha de Cupido. Ambrose Kemper, un artista, (Will Burton) quiere casarse con la plañidera Ermengarda (Melanie Moore), sobrina del acaudalado, pero el tío nunca lo aceptará porque el joven no tiene suficiente dinero. Para Horacio, lo único importante es el dinero y quiere unir dos buenos capitales.

Los dos empleados del adinerado señor, Cornelius ( Gavin Creel) y Barnaby (Taylor Trensch), hilarantes los dos, aprenden que su patrón piensa casarse con la bella Irene Molloy (la incomparable Kate Baldwin), dueña de una sombrerería  en Nueva York, pero Dolly tiene otros planes para Don Horacio. La casamentera le presentará a cierta Ernestina Money, sabiendo que el apellido Money (Dinero) seguramente le interesará al codicioso negociante. Además, a Cornelius se lo presentará a la Señorita Molloy y a Barnaby, a Minnie Fay (la hilarante Linda Mugleston). La obra termina felizmente para todos los personajes gracias a las maquinaciones de Dolly en los jardines Harmonia, un restaurante donde Dolly hace un espectacular, triunfante y melodioso regreso a Nueva York.

“Qué Tal Dolly” es una musical a lo antiguo, una comedia musical como solían decir, con música de Jerry Herman y libro de Michael Stewart.  Para la producción, la centelleante coreografía de Warren Carlyle llena las tablas del teatro con sublimes bailes, ejecutados por un pasmoso grupo de diestros bailarines y acróbatas, que parecen ceñir al público gloriosamente. La partitura del destacado compositor Jerry Herman es un verdadero compendio de melodías del cancionero de Broadway: la bella “Before the Parade Passes By” que la Señorita Midler canta con tanta fuerza y tanta emoción que se me llenaron los ojos de lágrimas.“Elegance” (Elegancia) aquí recibe una interpretación extraordinaria entonada por Cornelius, Barnaby y sus parejas. Uno de los puntos más sobresalientes de la producción es The Waiters’ Gallop en el cual el jefe de los meseros, el astuto Rodolfo, prepara a los camareros para la llegada de Dolly al Harmonia Gardens. El momento que todos los aficionados de la obra esperaban, cuando Dolly llega por fin al  restaurante y comienza a bajar la escalera, vestida y peinada elegantemente de rojo como una verdadera señora, es absolutamente inolvidable…ganándole a la increíble Señorita Midler una de las ovaciones más prolongadas jamás recibida en tiempos recientes.

Middler y el Sr. Hyde Pierce son acompañados con elegancia por los otros estupendos actores y bailarines del reparto. La escenografía y el vestuario de Santo Loquasto reflejan la ciudad de Nueva York de la época de antaño fiel y gallardamente. Hasta hay un carruaje tirado por caballo y un tren rutilante que transporta a los viajeros de Yonkers a Nueva York. Iluminación de Natasha Katz, y sonido de Scott Lehrer son igualmente eficaces. Esta producción, dirigida cuidadosamente y con estilo por Jerry Zaks, no tiene nada que envidiar a la producción original que había sido dirigida por Gower Champion (quien también dirigió la coreografía de la original), y producida por David Merrick.

La maravillosa “Hello Dolly” (“Qué Tal Dolly”) en cartelera en el Shubert Theatre, 225 de la calle cuarenta y cuatro oeste, New York. Funciones: miércoles, a las dos y las ocho; jueves, a las siete; sábado, a las dos y las ocho; domingo, a las dos. Boletos: $59 a $229, disponibles en la taquilla del teatro, al telecharge.com o al 212.239.6200.

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2019. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net