“SWEAT,” ganadora del Premio Pulitzer, es toda una revelación
Obra de Lynn Nottage estrena en Broadway tras una temporada
Off Broadway

Photo By © Joan Marcus

Lo más asombroso de “SWEAT”, la poderosa obra en cartelera en el STUDIO 54 de Nueva York, es que sus personajes, sus situaciones y sus acciones parecen tirados de las noticias del día. Tan actuales son los acontecimientos del drama que los espectadores sienten una verdadera empatía hacia los que habitan el mundo creado por la escritora. Estos seres se ven obligados por su situación económica a cometer unos actos atroces, que, en otra época, nunca hubieran cometido.

Nottage ubica su drama en el mero corazón de la América de hoy en día; no es la América de los ricos que rodean al Presidente Trump, sino los trabajadores, los de abajo, por decir, que no tienen ningún futuro…y lo cual es peor, ellos lo saben. La rutina diaria de estos habitantes de Reading, Pensilvania no ofrece más diversión que la de un bar donde se reúnen a charlar, discutir su destino ,y, claro, beber. Todos trabajan en la misma fábrica  donde corre el rumor que van a estar despidiendo a unos trabajadores lo cual provoca ira, temor y duda de parte de los que dependen de su trabajo para pagar sus deudas y sobrevivir. La tensión aumenta cuando los desesperados trabajadores averiguan que no son rumores sino la verdad,

La Señorita Nottage ha creado todo un microcosmo de la sociedad del pueblo típico del mundo de hoy. De las mujeres, Tracey (Johanna Day) sabe que probablemente estará trabajando en el mismo lugar en la línea el resto de su vida. Cynthia (Michelle Wilson) es la única que entretiene la idea de avanzar en la compañía.  Parece que Jessie (Allison Wright) solo trabaja para comprar las bebidas alcohólicas que bebe en exceso. Tan espontánea es su interpretación que el público siente una profunda compasión por él, compartiendo su dolor y su angustia. De los hombres, solo Stan (James Colby) entiende la situación al pronunciar que un día, se despertarán en el mismo lugar y sus puestos estarán en México. El testarudo Jason ( Will Pullen) y su compañero de trabajo Chris (Khris Davis) son muy diferentes, el uno del otro. Aquél, blanco y sin planes para mejorarse se contrasta con éste, un negro que tiene aspiraciones para estudiar en la universidad. Ambos comparten la idea muy popular hoy en día que América es para los americanos, y demuestran su odio en contra de Oscar (Carlo Albán), un latino que trabaja en el bar quien, cuando obtiene uno de los puestos disponibles en la fábrica cuando los trabajadores están de huelga.

La acción fluye de 2000 a 2008 y viceversa. Las primeras escenas muestran a Jason y a Chris hablando con el oficial encargado de su libertad condicional.  Los dos han pasado ocho años por haber cometido el mismo crimen. Es solo en las escenas ubicados en el año dos mil que se revela lo que estos jóvenes habían hecho y el efecto que tuvo en la vida de los demás.

La estudiada dirección es de Kate Whoriskey quien maneja bien los cambios de tiempo y lugar. El equipo técnico (escenografía de John Lee Beatty, vestuario de Jennifer Moeller, iluminación de Peter Kaczorowski, sonido de Rob Milburn y Michael Bodeen)  captan el escualor espiritual y ambiental del deprimido lugar.

 “SWEAT” en cartelera en el Studio 54, 254 de la calle cincuenta y cuatro oeste, Nueva York. Funciones: martes, a las siete; miércoles, a las dos y las ocho; viernes, a las ocho; sábado, a las dos y las ocho; domingo, a las tres. Boletos: $59 a $149, disponibles en la taquilla o al 212.239.6200.

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2019. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net