“Something Rotten!” no tiene nada de podrido
Briosa comedia musical se mofa hilarante y cariñosamente del Renacimiento, del teatro… y de todo lo demás 

Photo By © Joan Marcus

Photo By © Joan Marcus

Al principio de esta “very new musical” un trovador melódicamente nos da la “Bienvenida al Renacimiento”

acompañado por toda la compañía…y, en efecto, esta musical con título engañoso nos ubica en el sur de Londres en el año de 1595 donde un par de bardos, Nick y Nigel Bottom, son desean ansiosamente escribir una obra exitosa; estos dos escritores, hartos de la fama del famoso y alabado “Bardo de Avon,” William Shakespeare. Están tan desesperados que deciden consultar con un adivinador para que él les diga cómo pueden superar a su rival. El hechicero les plantea la idea de escribir una musical, forma teatral desconocida en aquella época. Entonces, “Something Rotten” es acerca de la creación de la primera obra musical de la historia. En las capaces manos de Casey Nicholaw, director de “Aladino” y codirector de “The Book of Mormon,” quien también coreografía, con música y letra de Wayne Kirkpatrick y Karey Kirkpatrick y libro de Karey Kirkpatrick y John O’Farrell, “Algo podrido” huele a exitazo.

Cuando Nick Bottom (el sobresaliente Bryan d’Arcy James) consulta con el clarividente Nostradamus (Brad Oscar, hilarantemente desmañado) éste casi le da el pronóstico exacto, si no fuera por un par de detalles importantes: el título y el tema. Siguiendo los consejos del quiromántico, Nick, junto con su hermano Nigel (John Cariani, hilarante), comienza a escribir una obra con música titulada Omlet, Cuando Will Shakespeare ( el talentoso Christian Borle) aprende que los Hermanos Bottom están tratando de hacer algo diferente, Shakespeare se disfraza de actor en la tropa de los Bottom para tratar de robarles la concepto innovador. Al fin y al cabo, cuando la crítica anuncia que este Omlet está podrido, Nostradamus se encoge de hombros y dice: Por poco tuve razón!  

Los diálogos del libro, los acordes musicales y las referencias y alusiones se mofan cariñosamente de musicales de Broadway de hoy y del ayer, de Anita la Huerfanita y José el Soñador a obras más recientes como Hand to God. Dependiendo de la astucia y memoria del espectador, la frecuencia con la cual los espectadores asisten al teatro y reconocen el sarcasmo, a veces disimilado, los deleitosos chismes y comentarios tiran en el blanco y provocan grandes carcajadas. Los títulos de las canciones y su risible letra son jocosos también y a veces el humor es deliciosamente vulgar y placenteramente verde. “God, I Hate Shakespeare” (Dios, Odio a Shakespeare), entonada por Nick, Nigel y la tropa, “A Musical” que ensalza las virtudes de nada más que una musical, vocalizada por Nostradamus, Nick y la compañía, la provocativa “Bottom’s Gonna Be on Top”cuyo título es un juego de palabras, modulada por Nick y la compañía y la chistosa “It’s Eggs” (Son huevos)

cantada por Nick y toda la tropa, una canción que presenta huevos que bailan, cantan y, al momento culminante, se revuelven para ser parte del omelette en cuestiones.

Los tres principales, d’Arcy James, Borle y Cariani, juntos con los Señores Oscar, Ashmanskas y Bartlett (histérico en su doble interpretación del Lord Clapham y del maestro de Justicia) son actores de primera, expertos en la comedia quienes forman un conjunto muy especial y muy entretenido. Gerry Vichi entretiene en el papel secundario de Shylock, el usurero que quiere ser productor de teatro.

Diseño escénico de Scott Pask, vestuario de Gregg Barnes, iluminación de Jeff Croiter, y sonido de Peter Hylenski nunca dejan de sorprender por su ingenio e imaginación.

La todo menos podrido Something Rotten! en cartelera en el St. James Theatre, 246 de la calle cuarenta y cuatro oeste. Funciones: martes y jueves, a las siete; miércoles, a las dos y las ocho; viernes, a las ocho; sábado, a las dos y las ocho; domingo, a las tres. Boletos: $37 a $142, disponibles en la taquilla del teatro, al 212,239.6200 o al 800.432.7250.

Lo que quiero decir es…What I mean is…

“Something Rotten!” no tiene nada de podrido!

“Something Rotten!” nothing rotten about it!

“Briosa comedia musical se mofa hilarante y cariñosamente del Renacimiento, del teatro…y de todo lo demás.”

“Lively musical hilariously pokes fun at the Renaissance, the theatre…and everything else.”

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2019. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net