“Un Americano en París” es la obra musical que ver…
Bailes, romance y melodías para los verdaderos conocedores de danza, música y teatro

Photo By © Angela Sterling

Photo By © Angela Sterling

Cuando un grupo de destacados profesionales dedicados del mundo del teatro deciden montar una obra musical basada en una de las películas más amadas de la historia del cine, hay que andar con cuidado, porque los puristas inevitablemente estarán esperando un fracaso completo…esto no es el caso de “An American in Paris” que estrenó recientemente en el Palace Theatre en Manhattan. “Un americano en París” es fenomenal, una obra que combina lo mejor del baile clásico con los elementos de las mejores obras musicales jamás presentadas en Broadway. Con la esplendorosa partitura de George Gershwin e Ira Gershwin (quienes también escribieron la letra) cautivante libro de Craig Lucas, inspirado por la película, y astuta dirección e inusitada coreografía de Christopher Wheeldon, famoso por su experta coreografía el el baile clásico pero sin experiencia alguna en una obra musical de Broadway, “An American in París” ya es todo un exitazo.

Es la época inmediatamente después del fin de la Segunda Guerra Mundial, y Jerry Mulligan (Robert Fairchild, del New York City Ballet, en el papel que originó Gene Kelly), hechizado por los encantos de la capital francesa, decide quedarse a vivir en París para lograr su sueño de ser pintor. El soldado, un ex soldado americano, se queda en un cuartico en un edificio pintoresco donde vive su amigo Adam Cook (Brandon Uranowitz) un pianista sin empleo quien arregla alojamiento gratis para el ex soldado; cuando Henri Baudel (Max von Essen, extraordinario) visita a su amigo Adam, conoce a Jerry y le cuenta que se casará muy pronto con una bella joven. En una exposición de pinturas, Jerry conoce a Milo Davenport (Jill Paice), una colectora americana muy rica que estima sus cuadros; de repente, ella se enamora del americano pero él no comparte su amor, Jerry conoce a Lise Dassin (la extraordinaria prima bailarina del Royal Ballet, Leanne Cope) una joven muy hermosa, a quien había vista en varios lugares de París. Resulta que Lise es la prometida de Henri Baurel. Jerry se había enamorado de Lise a primera vista y al conocerla, su amor florece. Estos enredos son el ímpetu que pone en marcha los deliciosos momentos que siguen.

“An American in París” no es la típica musical que se presenta en Broadway hoyen día en la cual el libro propone la obra; aquí, es el baile que da enfoque a la acción. Wheeldon hace que los bailes narran la historia; las emociones y los sentimientos se expresan en la delicada relación de los amantes mientras se miran a los ojos, se toman en los brazos y bailan. El Señor Wheeldon incluye en su repertorio los movimientos relacionados con el estilo de baile generalmente interpretado en Broadway. Hay una espectacular danza interpretada en un ensueño del personaje del diestro Sr. von Essen en la cual él se transporta de un café en París donde él está haciendo su estreno profesional a un teatro estilo Radio City Music Hall; entonces se despliega ante los ojos de los espectadores una fabulosa versión de “I’ll Build a Stairway to Paradise” repleta de coristas en trajes centelleantes, fino labor del diseñador Bob Crowley y tocados emplumados, una escalera, parte de la extraordinaria escenografía creada por el mismo Sr. Crowley, y los pasos intrincados interpretados por los talentos bailarines del elenco.

La escenografía de Crowley, la hipnótica iluminación de Natasha Katz, y las proyecciones ambientales de 59 Productions captan el sabor de oscuridad e iluminación de la ciudad dicha de las luces en el período de post guerra, El sonido es de Jon Weston. La partidura de los hermanos Gershwin incluye las famosas melodías “I’ve Got Rhythm,” “Liza,” “’S Wonderful,” “But Not for Me,” entre otras. También incluye piezas clásicas sinfónicas tales como el ‘Concerto in F for Piano and Orchestra, tercer movimiento’ “Segundo Preludio” “Segunda Rapsodía” “Obertura Cubana” “Obertura Cubana” el ballet “An American in París;ésta última es la pieza de resistencia de la obra, la música conocida bailada por los dos amantes en varios lugares de París. Al momento culminante, los bailarines forman una representación estilizada de la famosa fuente de la Plaza de la Concordia y, la prima bailarina, subiendo y bajando en el aire mientras suspendida en los brazos de los otros, llega a emular el subir y bajar de las aguas que brotan de aquella fuente lo cual es impresionante para ver…y absolutamente inolvidable.

La insuperable “An American in Paris” en cartelera en el Palace Theatre, 1564 Broadway, entre las calles 46 y 47. Funciones: martes y jueves, a las siete; miércoles, a las dos y las ocho; viernes, a las ocho; sábado, a las dos y las ocho; domingo, a las tres. Boletos: $47 – $147, disponibles en la taquilla del Teatro Palace,

al 800-745-3000, 877-250-2929 o al www.ticketmaster.com.

Lo que quiero decir es… What I mean is…

“Un Americano en París” es la obra musical que ver…
Bailes, romance y melodías para los verdaderos conocedores de danza, música y teatro

“Un Americano en París” is the one musical to see…Dance, romance and melodies for the true connoisseur of music, dance and theatre.

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2019. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net