“August: Osage County”… lo tiene todo Obra de Tracy Letts sobresale en Broadway

“August: Osage County” es una obra extraordinaria. En esta temporada teatral en la cual estrenarán más dramas que musicales, éste será indubitablemente uno de los mejores, si no el mejor. Esta obra comprensiva, de más de tres horas veinte minutos de duración, tiene mucho en común con los grandes dramas familiares conocidos como la flor y la nata del teatro contemporáneo americano. La entera realización, producida anteriormente en el Steppenwolf Theatre Company de Chicago, llega a Broadway con casi el mismo consumado elenco bajo la astuta dirección de Anna Shapiro. A diferencia de otros dramas en cartelera hoy en día, “August: Osage County” no depende de un elenco estelar sino en la absoluta fuerza de sus temas, su conjunto de actores regionales y su profunda humanidad.

En la primera escena, Beverly Weston (Dennis Letts), patriarca de la familia, está contratando a Johnna Monevata (Kimberly Guerrero) como ama de llaves. El señor, un alcohólico empedernido, le explica a la joven indígena que su esposa Violet (Deanna Dunagan) está adicta a las pastillas que toma para quitarle los dolores del cáncer de la garganta del cual sufre. El hombre confiesa que a veces ella toma muchísimas pastillas…más de las que necesita… y ya requiere ayuda. Aquí, “August: Osage County” gira por una de las muchas inesperadas rutas presentadas en el drama al desaparecer el patriarca de la casa.

Ivy (Sally Murphy), la solterona, es la única de las tres hijas que todavía vive en la casa paterna en Oklahoma donde poco a poco se congregarán los familiares para ofrecerle su consuelo y su ayuda a la madre cuando aprenden de la desaparición del padre. La hermana mayor, Bárbara (Amy Morton), llega pero ella también tiene sus propios problemas debido a la fragilidad de su propio matrimonio con Bill (Jeff Perry) quien está saliendo con una joven y piensa dejar a su esposa; además, a causa de la dificilísima situación familiar, su hija Jean (Madeleine Martin) está tratando de olvidar sus problemas en el marihuana y en mirar la televisión constantemente.

Mattie Fae (Rondi Reed), hermana de Violet se presenta también acompañada de su esposo bonachón Charlie (Francis Guinan), pero sin su hijo, apodado no muy afectuosamente “Little” Charlie (Ian Barford), aunque es un adulto maduro. Éste, quien no estuvo presente en el funeral de su tío, parece algo lerdo pero puede ser que las apariencias engañan. Little Charles tarda en llegar a la casa lo cual enfurece su madre. Han llegado también Karen (Mariann Mayberry) y su novio Steve (Brian Kerwin), un hombre de negocios de Miami quienes piensan casarse el primero de enero del año siguiente. Presente también está Sheriff Dion Gilbeau (Troy West) quien viene con una triste noticia pero quien tiene su propia razón personal para visitar la casa. La llegada de tantos parientes a la misma casa al mismo tiempo revela heridas del pasado, conflictos y verdades que sorprenden, chocan y emocionan.

El elenco de capaces actores forma un verdadero conjunto, una auténtica familia, por decir y no hay ningún eslabón débil en su cadena artística. La estupenda Deanna Dunagan encarna la inestabilidad de una mujer afligida, endurecida por la vida que ha vivido, una mujer mordaz pero frágil, capaz de poner el grito al cielo quien sabe más de lo que piensan los demás. La actuación de la Señorita Dunagan merece los elogios que la capaz actriz está recibiendo. La Señorita Morton sobresale en el papel de Bárbara quien está dispuesta a aceptar la responsabilidad de la casa hasta que la madre le hace una última confesión que la aleja irrevocablemente de su madre. Será difícil borrar de la memoria los escalofríos que sienten los espectadores cuando Bárbara (Morton) le grita a su madre que ella está tomando control de la familia. Además, la madurez precoz de la Señorita Martin en el papel de Jean frente a los avances sexuales del novio de su tía, la torpeza cariñosa del Sr. Barford como Litle Charles al llegar tarde para las funerales, la extravagancia y la amargura de la Señorita Reed (Mattie Fae) frente a su hijo quien no es como ella quisiera; la pasión de la Señorita Murphy al revelar que está enamorado de su primo Charles; la compasión de la Señorita Guerrero en la última escena; los caprichos de la Señorita Mayberry al expresar su orgullo al tener una vida perfecta.

El Sr. Letts ha llenado su obra de situaciones creíbles y devastadoras que ocurren una tras otra hasta que ningún miembro de la familia quede libre de culpa. Todos tienen algo escondido que les dé vergüenza o que les cause pena a los demás: historias de infidelidad, celos, pedofilia, incesto, injusticias, mentiras… todo sale a la superficie en “Agosto: Condado Osage.

“August: Osage County” de Tracy Letts, en cartelera en el Music BoxTheatre, 239 de la calle cuarenta y cinco oeste, New York. Funciones: martes, a las siete y media; miércoles, a las dos y las siete y media; jueves y viernes, a las siete y media; sábado, a las dos y las siete y media; domingo, a las tres. Comenzando el 5 de enero, martes, a las siete. Boletos: $76.50 a $116.00, disponibles al 212.239.6200 o al Telecharge.com.

*photo credit: Joan Marcus

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2019. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net