“The 39 Steps” ahora en el Helen Hayes Theatre “Los 39 pasos” llevan a la risa

Cuatro actores cómicos, un libro resplandeciente, repleto de chistes y alusiones cinematográficas, toda la intriga de una película de Alfred Hitchcock, y la dirección afinada de Maria Aiken… todo esto y mucho más es lo que ofrece “The 39 Steps,” la jubilosa comedia actualmente en cartelera en el Cort Theatre de Nueva York. El libro, briosamente adaptado por Patrick Barlow basado en un concepto original de Simon Corble y Nobby Dimond del libro de John Buchan, guiña un ojo siquiera cariñoso a la película epónima dirigida por el genio del suspenso, Alfred Hitchcock. Ganadora del premio Olivier el año pasado por mejor comedia, la obra “Los 39 pasos” llega a Broadway con la fanfarronería de que “Hitchcock meets Hilarante” lo cual es cierto, muy cierto.

Ciñendo la obra con un prólogo y epílogo, el refundidor Peter Barlow nos ubica rotundamente en una historia tirada directamente del cine negro, en la cual el flemático Richard Hannay (Charles Edwards), sentado en una butaca del teatro, (que, según él, es un lugar en el cual no hay que pensar mucho) oye unos tiros. Al conocer a la bella pero elusiva Annabella Schmidt (Jennifer Ferrin) en el teatro, él, de mala gana, la invita a su apartamento adonde ella ha ido a buscar refugio; es aquí donde confiesa que es una espía que dos hombres misteriosos están amenazando. Cuando él la encuentra muerta la mañana siguiente, por fin cree lo que le había dicho y sabe que tiene que huir porque las autoridades van a creer que él mismo es el asesino. Parte para Escocia para descifrar las claves que Anabella le había dejado; su búsqueda lo lleva por varios lugares: un tren, la campiña escocesa, una casa de labranza donde conoce a unos tipos curiosos, todos interpretados briosamente por los incomparables cómicos Arnie Burton y Cliff Saunders. Además, el impertérrito Hannay conoce a la traidora Pamela quien lo denuncia a la policía y a la infeliz Margaret quien lo ayuda a escaparse de ellos; las dos mujeres son interpretadas astutamente por la Señorita Ferrin.

Los cuatro incansables actores no dejan de asombrar a los espectadores con sus travesuras, sus posturas, sus cambios de vestuario, en suma con todo lo que hacen para realizar la comedia. El éxito de la obra depende mucho del ingenioso sonido de MicPool que recrea tiros, el rugir del ferrocarril y varios chirridos y crujidos; en realidad, el sonido de esta producción es uno de sus puntos más fuertes. La escenografía, unos baúles y uno que otro accesorio, fue ideada por Peter McKintosh quien también diseñó el atractivo vestuario de la época. La iluminación de Kevin Adams lujosamente aclara a los personajes y la acción.

Hay que alabar a los miembros del elenco por las risas y la diversión que ofrecen. Las carcajadas y las risas producidas por los disparates, los trucos y la magia teatral que hacen es gran parte de la diversión de “The 39 Steps.”

“The 39 Steps,” en cartelera en el Helen Hayes Theatre, 240 de la calle cuarenta y cuatro oeste, Nueva York. Funciones con el siguiente horario: martes, a las siete; miércoles a sábado, a las ocho; miércoles y sábado, a las dos, domingo, a las tres. Boletos: $111.50, disponibles al 212.239.6200, al Telecharge.com o al 800.432.7250.

*photo credit: Joan Marcus

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2019. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net