Wishful Drinking” con Carrie Fisher Confesiones de una leyenda hollywoodense

En “Wishful Drinking,” la actriz y escritora Carrie Fisher no hace unas revelaciones sísmicas, pero lo que dice es entretenido, cómico y sincero…y el espectáculo que presenta en el Studio 54 lo es también. Al entrar en la sala del teatro en una reciente función, me iba preguntando cómo una actriz que no está de la lista A de Hollywood podría llenar un teatro de Broadway. Después de la producción, no cabía duda: la Señorita Fisher tiene sus aficionados… la mayoría, mujeres de cierta de edad… su presencia en las tablas es colosal y ella sí sabe entretener a los espectadores.

La diversión muestra los muchos talentos artísticos de la Señorita Fisher, quien ha sobrevivido luchas con la drogadicción y el alcoholismo. Comenzando con la canción “Happy Days are Here Again” que canta bellamente, la actriz hilvana anécdotas de las varias etapas de su vida. Siendo hija del cantante Eddie Fisher y de la actriz Debbie Reynolds, ella explica las vicisitudes del estado matrimonial de sus padres, los múltiples divorcios, las traiciones y las conexiones casi incestuosas que resultaran. En este periodo de su vida, ella carecía de atención; sin embargo, ésta es indubitablemente la parte más divertida de la función. Después la actriz, quien creó el papel de la Princesa Leía en la película “Guerra de las Galaxias,” explica cómo este papel afectó su vida y su carrera. Adornada del famoso peinado que usaba su personaje, Fisher narra hilarantemente varios momentos de la filmación y del conocido director George Lucas, quien insistió que no usara ropa interior porque “no hay ropa interior en el espacio. Años después la imagen de la joven Princesa iba a adornar la página de un texto sobre enfermedades mentales.

Después del intermedio, las confesiones que hace son más serias…su estancia en un hospital mental, los cambios físicos producidos por las pastillas que tomaba, su drogadicción y su última sobriedad. Ella juguetea con la palabra sobreviviente para decidir si ella pertenece o no a este grupo de personas. Para el público, ella sí ha sobrevivido, y, con este espectáculo, ella ciertamente está recibiendo la atención que le faltaba de joven y que merece ahora.

“Wishful Drinking” en cartelera en el Studio 54, 254 de la calle cincuenta y cuatro oeste, Nueva York. Funciones hasta el tres de enero con el siguiente horario: martes a sábado, a las ocho; miércoles, sábado y domingo, a las dos (desde el veintinueve de septiembre al nueve de octubre, a las siete de la noche). Boletos: $31.50 a $111.50, disponibles al 212. 719.1300, al www.roundabouttheatre.org o en la taquilla del Studio 54.

*photo credit: Joan Marcus

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2019. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net