“Oleana,” por primera vez, en Broadway Obra de David Mamet inflama el teatro

Si, para ser excelente, una obra debe abrir una polémica apasionada entre los que la ven, “Oleana” seguramente figura entre las mejores. David Mamet llena su obra de tantos conflictos, sutilezas y perplejidades en los setenta y cinco minutos que dura el espectáculo, que es casi imposible que el espectador mantenga una sola opinión frente a lo que presencia.

En tres escenas sucintas y explosivas, Mamet teje una situación discutible que provocó discusiones airadas cuando estrenó Off Broadway en octubre de 1992. En la presente producción, dirigida sabiamente por Doug Hughes, Julia Stiles y Bill Pullman son Carol y John… una alumna universitaria y el profesor de un curso en el cual ella tiene grandes problemas que seguramente impedirán su éxito en la clase. Aunque el público presencia cada una de las escenas mientras se desarrolla la acción, al desplegar la próxima escena, la opinión y la actitud de los espectadores cambian…y a veces radicalmente.

En la primera escena, Carol entra para decirle al profesor que tiene que aprobar el curso pero insiste en que ella no entiende la materia. Peor es que sencillamente no entiende. Mientras ella se está quejando, ella trata de escuchar, pero el teléfono suena constantemente, y, desde que él y su esposa están tratando de comprar una casa nueva, él contesta. Además, un jurado de regentes universitarios está decidiendo si John avanzará en la jerarquía de la institución. Al escuchar sus quejas, él, de repente, decide ayudarla si viene a su oficina para recibir lecciones privadas.

En el segundo encuentro de los dos, Carol ya no es tan inocente; tampoco está tan insegura de sí misma. Al relatar los eventos de su punto de vista… eventos que todos hemos presenciado en la escena anterior…le echa la culpa por haberla violado espiritualmente. Ella y las de su “grupo” han decidido informarle al comité escolar de las acusaciones que ella tiene en su contra. Cuando él le pone la mano en el hombro, su reacción de repugnancia le sorprende. En la última escena, con su trabajo y su matrimonio comprometidos, ella le dice que le va a denunciado formalmente.

Claro que el profesor ha hecho errores… se encontraba solo en la oficina con la alumna con las persianas cerradas, la tocó, y le prometió un grado mejor si ella iría a verlo después de las clases; su última acusación es la de violación. ¿Está culpable? Depende del punto de vista del espectador. El acto de violencia que termina la obra, ¿fue justificado?

Entre los temas que Mamet presenta en “Oleana” están la búsqueda del poder y la liberación de las mujeres. Con dirección de Doug Hughes, estos y otros asuntos salen a la superficie y siguen provocando discusiones airadas. La única falla es la del escenográfo Neil Patel quien ha creado una oficina demasiado suntuosa para un profesor universitario con o sin seguridad profesional.

“Oleana” de David Mamet, en cartelera en el John Golden Theatre, 252 de la calle cuarenta y cinco, oeste, Nueva York. Funciones: martes, a las siete; miércoles a Sábado, a las ocho; miércoles y sábado, a las dos; domingo, a las tres. Funciones: $76.50 a $116.50, disponibles al Telecharge.com, al 212.239.6200 o al 800.432.7250.

*photo credit: Craig Schwartz

| About | Facebook | Blog | Contact |

Copyright © 2019. All Rights Reserved. http://www.elconocedor.net